03 | Junio | 2016

¿Qué barniz elegir para coronar una pieza gráfica con un gran acabado?

Quienes cursan Producción Gráfica en GUTENBERG, junto con el conocimiento técnico, es común que incorporen el afán por lograr calidad en cada etapa del proceso otorgándole también un sello personal y distintivo a cada trabajo que enfrentan.

 


Entusiasta alumna de 2º año de Producción Gráfica, María Laura Villar, dialogando, comparte su visión de un aspecto del proceso gráfico que considera importante para terminar con calidad un producto. Nos habla entonces de:


Barnices… estilos y opciones para darle un gran acabado a nuestro trabajo

En ocasiones se considera que los procesos de acabados son procesos secundarios y aislados del proceso creativo de un proyecto. Se suele pensar en ellos en las fases finales del trabajo cuando se debería valorar su uso dentro de su misma planificación integral. Por eso es conveniente saber de qué tipos de barnices disponemos y ver cómo encajarían en el trabajo a realizar.

Existen muchos acabados dependiendo de aspecto final que quieras para tu proyecto: troquelados, encuadernados, glasofonados, plegado, stamping, impresión serigráfica, entre otros… Pero hoy me gustaría hablar sobre el barnizado, sobre sus distintas clases y características para que a la hora de planificar un proyecto puedas elegir el mejor barniz para tu pieza.

Hay diferentes tipos de barniz dependiendo de si se quiere realzar alguna parte de la pieza o si se quiere proteger esa pieza de ralladuras y roces. Se suelen clasificar en: barnices base solvente, barnices base agua, barnices base aceite, barnices UV, barnices UV con pigmentos metálicos, barnices olorosos y barnices braille. A continuación detallaré un poco sobre cada uno de ellos:

Los barnices base solvente se aplican sobre impresos secos mediante máquinas barnizadoras y necesitan secarse con calor.

Los barnices base agua o laca acrílica se aplican con offset y con máquinas barnizadoras sobre impresos secos y húmedos. Estos barnices también se conocen como barnices IR (infrarrojo) ya que su secado es a través de la técnica de infrarrojos. Es un secado rápido y no desprende olor, ya que su secado es por evaporación de agua. Puede ser utilizado en múltiples soportes y lo podríamos considerar el más ecológico de los barnices. Suele emplearse en packaging para productos alimenticios. Por otro lado, no es aconsejable utilizarlo con reserva ya que su base es agua.

Los barnices base aceite Es el barniz conocido como ‘barniz de máquina’ porque es en la impresión offset donde se utiliza como si de una tinta más se tratara. Por esto, es de los barnices más económicos y puede aplicarse tanto en tinta seca como húmeda. Este es el tipo de barniz que se emplea para proteger la pieza. Dan un buen brillo pero suelen amarillearse con el tiempo.

El barniz UV, también conocido como UVI, es de los más utilizados aunque también de los más caros. Su secado es rápido mediante lámparas de luz ultravioleta. Su aplicación, en toda la superficie o con reserva, es sobre la tinta seca. Se puede emplear cualquier tipo de papel, pero es en los papeles estucados en los que se consiguen mejores resultados. Este tipo de barniz se utiliza para resaltar alguna zona de la pieza impresa ya que presenta un brillo único. Entre sus mejores características se destaca la de repeler ligeramente el agua, además de tener un buen deslizamiento y ser resistente a la abrasión y al rozamiento.

El barniz UV con pigmentos metálicos es el barniz que contiene pigmentos metálicos para darle a una pieza un efecto similar al de la purpurina. Crean un efecto de iridiscencia muy elegante.

El barniz oloroso es el barniz que desprende olor al frotar y romper unas microcápsulas que contiene. Normalmente se utiliza en publicidad para muestras de perfume.

El barniz Braille es con el que se imprimen los símbolos para ciegos y algunos efectos especiales, realmente es un barniz UV pero con una capa más gruesa para proporcionar ese espesor necesario.

Más allá del tipo de barniz que seleccionemos, cualquier de ellos nos da un acabado especial tanto a la vista como al tacto. Se trata de la aplicación de una capa fina de un barniz transparente, que puede ser mate o brillo,  sobre una pieza impresa.

 

Fuente de Información:

http://www.cevagraf.coop/posts/el-barniz-y-sus-aplicaciones/