07 | Marzo | 2014

En el mundo profesional con el equipamiento recibido en GUTENBERG

La experiencia de cursar Diseño Gráfico en primera persona

 

No hay mejor información sobre cómo es estudiar en GUTENBERG y qué horizonte se va abriendo mientras se cursa y, sobre todo, cuando se egresa, que la que da quien lo vivió y lo sigue experimentando.

Hace cuatro años que Leandra Larrosa comenzó a cursar la carrera de Diseño Gráfico en GUTENBERG. Ahora, a los 24 años, se prepara para recibir, en el acto institucional que ya es una tradición, el diploma que certifica su título de Diseñadora Gráfica de la Promoción 2013.
 

La propia Leandra cuenta su vivencia de estudiar en GUTENBERG y de los pasos que viene dando en la construcción de su futuro profesional.
 

Sobre la experiencia de cursar en GUTENBERG, Leandra nos dice: “Mi experiencia en Gutenberg fue hermosa. Es un lugar muy lindo, muy especializado también, donde es muy fácil conocerse. Habiendo estudiado en la UBA antes, creo que eso es algo que no encontrás en todos lados: poder conocer a tus docentes y a tus compañeros para poder aprender de ellos, y ellos de vos, es algo muy particular de Gutenberg, que siempre me gustó”.
 

De lo aprendido, de los conocimientos incorporados, Leandra aporta algunas reflexiones a quienes están estudiando y recorriendo el mismo camino que ella hizo:
 

- “¡Impriman con tiempo!”
 

- “Pongan en sus entregas todo su ser. Diseñador no se nace, se hace, y creo que con empeño, dedicación y ganas, todos podemos convertirnos en un buen profesional. Hay que tratar de corregir siempre, aunque no nos salga nada, aunque el trabajo sea horrible, aunque sea sólo una idea en una servilleta, nunca se sabe cuándo puede crecer y convertirse en un buen trabajo”.
 

Como profesional egresada de GUTENBERG, Leandra sabe que el camino de aprender y perfeccionarse siempre continúa, de ahí que cuenta que le gustaría especializarse en diseño editorial, web y UI/UX.

Su historia de inserción en el campo laboral-profesional ya tiene algunos capítulos:
 

Desde segundo año empecé a trabajar como free-lance para ganar experiencia. El año pasado empecé a trabajar en una imprenta, en diseño y pre prensa para serigrafía, flexografía y offset, puesto para el que buscaban gente exclusivamente de Gutenberg.


Ahora estoy a punto de entrar en un estudio de identidad y diseño editorial.


Creo que mi crecimiento profesional se dio más que nada en el ámbito del diseño independiente, en el ida y vuelta con los clientes y aprendiendo de la prueba y error. De ahí, pude rescatar varios trabajos que me sirvieron para mi portfolio.


Por otro lado, los trabajos realizados en Gutenberg me sirvieron también para lo mismo, ya que eran una puerta de entrada al mundo laboral, donde es muy difícil insertarse sin muestras gráficas de tus conocimientos.