26 | Enero | 2015

Pasos para ser capaz de desenvolverse satisfactoriamente en la industria gráfica

Etapa GUTENBERG en el camino del desempeño profesional

 

Cursar responsablemente la carrera de Producción Gráfica fue el primer tramo que cubrió Daniel Rodríguez en una interesante trayectoria durante la cual se ha desempeñado en empresas del sector gráfico de primer nivel ocupando interesantes posiciones.


En 2006 Daniel A. Rodríguez egresó con su Tecnicatura Superior en Producción Gráfica de GUTENBERG. Y junto con su capacitación también consolidó su vocación, lo cual lo decidió a seguir formándose y tener la satisfacción de ser el primer Licenciado GUTENBERG-UTN en Gestión de la Producción Gráfica.

Continuó vinculado a GUTENBERG y fue uno de los expositores en las últimas Jornadas de Nivel Superior en octubre del año pasado (2014). En esa oportunidad Daniel hizo una síntesis de la muy positiva carrera profesional que viene desarrollando como egresado de GUTENBERG: Comenzó su carrera laboral en J.F.C. Impresiones como impresor; trabajó luego en Arcángel Maggio S.A., Talleres Gráficos Santa Fe S.A., Quebecor World Pilar S.A., y actualmente es el gerente de Producción de Guedikian Impresores S.A.


¿Cómo era Daniel como estudiante? Podemos tener un acercamiento a su capacidad de entonces a través del siguiente trabajo que elaboró mientras cursaba:

Optimización de los RR. HH. y tecnológicos en la industria gráfica

La presente tesis pretende brindar información objetiva sobre las nuevas formas de dirigir la empresa gráfica y de gestionar sus recursos. La misma es desarrollada en el área productiva, describiendo temas como la mejora de la organización, la comunicación interna, el trabajo en equipo, la capacitación la identificación de las horas perdidas, la pérdida de productividad y la profesionalidad de los dirigentes para poder desarrollar un buen aprovechamiento en el desempeño  de sus funciones.

Considera que  la producción siempre debe ser el resultado del planeamiento en toda empresa, aunque este planeamiento tradicional ha evolucionado hacia la dirección estratégica, como proceso dinámico para adoptar las decisiones relacionadas con las políticas de la empresa y su futuro. Para ello es necesaria una continua captación de las oportunidades e identificación de las amenazas del mercado, evaluación de las fortalezas y debilidades de la empresa, adaptación y cambio de rumbo con la flexibilidad necesaria y cálculo de los beneficios netos que pueden resultar de cada acción.

Afirma que es imprescindible que el lector sepa desprenderse de su propia tradición y de sus inflexibles creencias sobre la imposibilidad de progresar en la productividad y que lea con objetividad el contenido, para después intentar adaptarlo en su quehacer diario.
Finalmente, aduce que existe mucho margen para la propia mejora sin necesidad de grandes inversiones; pero para que dicha mejora se convierta en realidad, se precisa un convencimiento propio sobre la necesidad de cambiar estructuras, métodos, formas de relacionarse, etc.