25 | Octubre | 2017

Egresados Gutenberg protagonistas en la industria gráfica

Formación profesional y aprendizaje para la vida

 

Hola, mi nombre es Pablo Andrés Urbanija.

Soy Técnico en Artes Gráficas egresado de la Escuela Técnica de Artes Gráficas Nº 15 “Maipú”, Técnico Superior en Producción Gráfica egresado de GUTENBERG y Docente Instructor para Formación Profesional egresado del C.F.P. N° 5.

Actualmente soy Encargado de Producción en Editorial Baraga e Instructor de Terminación Editorial y de Offset inicial en el C.F.P. N°33.

Mi testimonio va dirigido especialmente a alumnos egresados de las escuelas técnicas de artes gráficas. Deseo que el compartir mi experiencia pueda ayudar a otros estudiantes que estén atravesando una circunstancia similar, es decir, decidir qué hacer con su futuro profesional. Haber estudiado, a mí, me ayudó a progresar en mi vida y como soy gráfico, considero a la capacitación como imprescindible para crecer y enfrentar, con solidez, los desafíos que esta profesión presenta, siempre cambiantes siempre nuevos.

Cuando pienso en ustedes, en realidad no puedo dejar de recordar mi historia, ya que yo, al igual que ustedes, he pasado por la escuela secundaria técnica gráfica, sus talleres y he podido concretar mis sueños con voluntad y perseverancia.

En mi época de estudiante, me exigía al máximo haciendo muchas preguntas a los profesores sobre el uso de las máquinas, con la convicción de que todo lo que iba aprendiendo me serviría como base para mi salida laboral.

En el último año de la carrera llevé mi currículum a muchas empresas y me aseguraba de que supieran cuales eran mis conocimientos. Efectivamente, lo aprendido rindió sus frutos a pesar de la poca práctica. Me tomaron a prueba durante tres días y el veredicto fue satisfactorio ya que quedé a cargo del sector de montaje, copiado, tramado de imágenes a medida en la reprocámara y revelado de películas; todos procesos de trabajo, que dicho sea de paso, hoy en día, quedaron obsoletos. Siempre bajo la supervisión de algún dueño al principio. Todo esto cursando el último año de la escuela técnica. Vivir esta experiencia era un sueño.

Chicos, nuevamente les digo: la práctica es muy importante, pero todo ese saber y manejo de máquinas no se aprende en tres días. Esto me lo dio el estudio, el paso por la escuela, los talleres y los profesores, a los cuales les estoy muy agradecido.

Hay una persona a la cual aprecio mucho que una vez me dijo: “no importan los cambios, lo que importa son los conocimientos, es por eso que vayas donde vayas trata de aprender, si te cambian de sector mejor, más aprendes y enriqueces tu experiencia laboral y tu permanencia”.

En esa época el trabajo era muy prometedor y redituable, egresé de la escuela técnica secundaria y al año siguiente cambié de trabajo por uno de mayores oportunidades. Entré en una editorial, pasé por el sector de montaje, copiado y ayudante de maquinista, hasta llegar a ser maquinista de offset y encargado del sector de impresión offset. A la par fui haciendo muchos cursos complementarios referentes a la gráfica, como tintas, control de aditivos, papeles, densitometría y muchos más en distintas importantes empresas. También hice cursos en GUTENBERG, buscando actualizarme y perfeccionarme en mi trabajo.

Pero como todo llega, la crisis económica llegó e hizo tambalear todo y cada uno de los puestos de trabajo. Los sueldos se ajustaron y hubo despidos. Por falta de personal entré en el sector de encuadernación, al cual me adapté rápidamente: plegado, cosido a hilo y alambre, embuchado, alzado, binder y guillotina.

La situación laboral me preocupó mucho, ya que recién formaba mi familia y tenía otros gastos. Esto me hizo reaccionar y darme cuenta de que a pesar de que todo se ve oscuro no era momento de bajar los brazos.

Era momento de hacer algo más.

Es por eso que con el apoyo de mi familia decidí anotarme en el nivel terciario de la carrera de Producción Gráfica de GUTENBERG. Ya ambientado a las clases, los compañeros y profesores, me di cuenta que mis conocimientos de la escuela técnica gráfica, cursos y toda la experiencia laboral, fueron una gran base para realizar mis estudios terciarios, los cuales finalicé con excelentes calificaciones, que son el reflejo de lo aprendido.

Fue una buena decisión, ya que recibirme de Técnico Superior en Producción Gráfica amplió mis posibilidades.

Gracias a GUTENBERG, a sus profesores y directivos, hoy puedo decir que vale la pena esforzarse y estudiar.